domingo, 27 de diciembre de 2015

Prosa poética de Edgar Escobar Barba (MesoAmérica)

Contemplación

Me siento y fijo la mirada en el espejo oval. Lo veo de tres cuartos, no de frente. Me atrae lo que refleja: un fragmento de paisaje. Una rama de árbol. Frondosa. Verde. De entre ese matorral sale una diminuta flor. Es amarilla. Atrás, un delgado tronco y la rama que figura ser un camaleón. El viento lo mece, supongo. Dos movimientos y la rama se inquieta. Cae un chipichipi. Gotea. Tiembla la hoja. Una gota de ángel apenas perceptible la toca sin lastimarla. Sale una lágrima verde. Sigue firme y la rama camaleón está entre estática o en movimientos leves. La hoja y el matorral siguen siendo verdes. La flor, amarilla. Es el fragmento de un huerto. ¿Será naturaleza? Transmite libertad, belleza etérea y real. Alguien toca la puerta. Me distrae. Me levanto. Golpean los ladrillos. Me llaman. Regreso mi rostro al espejo. Ya no veo más que un vidrio. Voy por mi plato de hojalata. Nuevamente estoy aquí, bien emparedado.

domingo, 20 de diciembre de 2015

Poema de Benjamín Ramón (Panamá)

HUMBERTO Y EL ABUELO


Humberto y el abuelo Manuel se han puesto a trabajar.

desgranaron el maíz
ordeñaron la vaca
alimentaron al puerco

Humberto llegó a la finca y dijo : Abuelo, yo vengo es a trabajar.

recogieron fruta, naranjas
hicieron leña
encendieron el fuego
tostaron, molieron el café.

El abuelo, riéndose, le contestó: Qué bien qué bien
entonces
¡vamos!

arrimaron la cañaza volandera junto al marañón

Y se pusieron a trabajar.

Llovió frágil mientras corretearon a las palomas golosas.

Saludaron al señor Sol que llegó tempranito por los lados del río,
húmedo y alegre.

¡Qué morados lila!
¡Qué amarillos rosa!
¡Qué quiquiriqui espinoso!
¡Qué piedras tan pocas!
¡Qué rojos y rojinegros los pájaros!
¡Qué dulce la raspadura y el té!

Ensillaron la yegua y Humberto y el abuelo la montaron, contentos.
Como nunca!

domingo, 13 de diciembre de 2015

Poema de Carlos Godoy (El Salvador)

Algunos poetas

dudan ser inmortales la vida
en otros mundos
la reencarnación y existencia de dios
dudan la suerte del feo
algunos son feos tienen vigas por ojos
y saben cuando no son bienvenidos
en tertulias y casa ajena
algunos saben sus amantes
tiene amantes
y dudan del amor cuando se descubren
amando
algunos odian las generaciones
otros el fútbol
dudan de la crítica generosa del elitista
algunos son elitistas
dudan de la sonrisa del los patrones
algunos son patrones
dudan de la fe
del que se pregona cristiano
de los candidatos
algunos son los candidatos
dudan de todo y de nada
algunos somos nada.

domingo, 25 de octubre de 2015

Poema de Danae Brugiati (Panamá)

JUEGOS Y RONDAS
Dios, como cualquier niño,
Jugando  al  ser humano creó;
David, como cualquier niño,
Jugando con la honda se defendió;
Noé, como cualquier niño, 
Jugando con su arca a los animales protegió;
Jesús, como cualquier niño,
Con el aserrín de su padre se cubrió.

Tierra, agua, hojas y piedritas,
Amasas con tus manitas,                                                                   Niño de mi pueblo, chiquito,
 Gira, gira en el agua tu barquito.                 
Animales, plantas, el sol
Azuzan tu imaginación,    
Y del prado y del corral,
Brota tu canto y tu lección.
 “Gallito, gallito,
¿Se te ha perdido algo?”

Es tu inocente canto
Un saludo hidalgo.                                                                                                               “Aserrín, aserrán,
Los maderos de San Juan”,
¿O de San José?
De alguno de los dos serán.                                                             
“Dame una mano,
Dame la otra…”
Ronda  de los hermanos,
La luna y los amiguitos.
Conchitas, estrellitas y flores,
Tarros, caña y cocuyos                                                                     
son los regalos ingeniosos
que haces a los tuyos.

Niños de pueblo, su curiosa inocencia desbocada
Bandera al sol, cabellera desgreñada
“¡...chacha, te va a dar tabardillo!”
Frunce el ceño la abuela con amor
Y de sombrero pone su temor.
Todavía traen frescas en sus manitas
Del cielo la instrucción.                                                                                           
Y sus ojitos buscan en la tierra                                                                                
Los ángeles con ilusión.
Los niños pobres de mi pueblo tienen                                                                                 
Juguetes creados por su imaginación,                                                                     
Con ellos recrean el mundo, el arte, la canción.   
Con ellos juegan, con ellos sueñan
-         A la rueda, rueda, redonda como el sol;
-         Las florecitas tienen lunares que les hizo el rocío;
-         Mi cometa tiene cola de virulí;
-         Tengo una red que pesca estrellas en el río;
-         Tu trompo “cucaracho” hace como colibrí;                                                 
-         Haciendo sombras viene la señora luna;
-         Tiene sueño mi muñeca ojos de botones carmesí;
-         Mi mamita canta una canción de cuna
Para ella y para mí.    
Niño de mi pueblo, juega a la esperanza
Juega a la creación,
Juega mientras no llegue el lobo de la contaminación.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Poema de Kenia Patricia López (El Salvador):

HUYES
"Como yo soy la libertad
serás libre"
Carlos Alejandro Flores
Huyes
maldices el tiempo
              /al destino.
Rechazas mi nombre
cadenas te atan a la rutina
quieres salir de tu cárcel
fabricar quimeras
hundirte en tu estómago
y compartir el secreto que nos hace bestias
destrozarte
           /destrozarme
                   /destrozarnos.
Ven,
no acates sus llamados
ellos no proveerán los placeres que yo te daré.
No vuelvas
el ayer murió en nuestra cama.


domingo, 20 de septiembre de 2015

Poema de Déborah Wizel (Panamá)

HUMANIDAD

Buchenwald (1938)

¡Hija mía!
¿Si te dijera que escogí este destino?
¿Qué fue una decisión estudiada?
¿Pensarías menos de mí?
Mis labios que te besan
y la voz que te susurra al arroparte…
en el día grita
maldice
y no por eso te amo menos
Estas manos que te abrazan 
y te dan seguridad…
en el día asesinan
golpean
torturan

y no por eso soy menos humano

domingo, 30 de agosto de 2015

Poema bilingüe de Sabino Esteban Francisco (Guatemala)

EXPOETA

Lo obligaron a olvidar
el dolor de las espinas
el golpe de las piedras
le extrajeron el llanto
el sudor
Lo alejaron de los riachuelos
en que se bebe el reflejo
de los primeros rayos del día,
anduvo perdido
entre horas amargas
sus quejas y denuncias
jateadas en las gavetas
arrojadas en los basureros

Apartaron de su vista
el dulce fruto del campo
filacearon los maizales
lo declararon expoeta

Mas cada vez que choca
con sus versos en las esquinas
se recuerda de sí mismo
de ella, de él, de ti y de mí
de sus desobediencias
de las desobediencias cometidas en su nombre,
de Wuqub’ Kakix
de Junajpu e Ixbalanque
de Ixkik
de Xibalba

Por más que lo declaren expoeta
en sus versos recobra la alegría
el sudor
la fuerza
porque los ojos
que por largo tiempo vieron en la oscuridad
pueden perforar la sombra con una mirada

por más que lo declaren expoeta
es retoño asomado en la cicatriz del tallo
y le nacen versos en los costados
porque en ellos recobra la vida
y comprende la muerte
y porque el rostro serio del que huyó la sonrisa

está derramándose como un atardecer.

MANXA CHI’Q’ANEJWOMOQ

Max cheqlay jo’ k’ay yail te’ k’ix
yin snab’al
yayil ch’en ch’en chi low yin
max toq’lay elteq yal ssat
yal smimanil
max uqtelay el b’ay sti’ a’ chik’a’
b’ay chi uk’lay stzeqil q’inib’
chi tzeqloj yib’an a’
max k’ayek’
xollaq k’a’ ora
masanil syalb’al b’a
max k’ub’lay eloq
max q’oqlaytoq xol q’alem

max k’ub’lay el masanil ssat smunajil b’ay
max tzok’lay aj yawal
max allayi tol manxa chi’qanejwomoq

Palta junjun k’al el yet chi chalen el sb’a
yetoq schi’ q’anej b’ay stxikinlaq na
chi snateq sb’a, chi nalay ix, chi nalay naq
chach nalayi kax chin nalay yuj,
chi nateq jantaq spital
k’al jantaq pital max ok yin sb’i
chi nalay Wuqub Kakix yuj
Junajpu k’al Ixb’alanke
Ixkik
Xib’b’alb’a

Kaxk’al max allayi tol manxa chi’q’anejwomoq
a jantaq schi’q’anej chi on tzalojb’i sk’ul
a chi on meltzoj yal max el tx’ub’alboq yin
k’al yip
yuj tol a b’aq’satej
miman tyempo max matz’li xol aq’b’alil
chi je’ yolchaj enel yuj yet chi ok t’anan yin.

Kaxk’al max allayi tol manxa chi’q’anejwomoq
wolej max ch’ib’elteq yul yechel yas kaytu yayji okoq
kax chi wolji chi’q’anej yin smelk’etxal sk’ul
yuj tol kaytu chi yun pitzk’oji
kaytu chi yun nachaj el kamich yuj
yuj tol a jun satej loqan yayji
kax elnaq aj tze’ yin
lanan yay b’ututoq axka yayk’u.

domingo, 2 de agosto de 2015

Canción de Enrique Ortiz de Landázuri Izarduy (España)

IBERIA SUMERGIDA
Amanecí con los puños bien cerrados
y la rabia insolente de mi juventud
la ingenuidad
nos absuelve de equivocarnos
que cada uno aporte lo que sepa
te hicieron pan y ahí te consumimos
y la venganza es un trasto tan inútil

Este es mi sitio
y esta es mi espina
Iberia sumergida
en sus rumores clandestinos

Formulas preguntas
con semilla de respuesta
y conozco cual es tu camino
de memoria
descreo de la razón de la mayoría
y sus abrazos propietarios
sin salida, no hay salida
ahora que padeces de insomnio
quisieras morir de siesta.

domingo, 26 de julio de 2015

Poema de Éricka Picado (Nicaragua)

1.      Disertación

No todo camino conduce al sepulcro
Ni toda pedrada nos raja la cabeza
Hay mil cabezas rotas que no encuentran refugió
Y mil piedras que ansiamos para  enjugar las pena


2.      Olas


Dichosas las olas que arrastran las arenas
Y más las costas bañadas por las olas
 Hay costas sedientes de velas y mareas
y veleros que zarpan y nunca más retornan



3.      Venas

En todo campo nace la flor de algún dilema
No todo dilema conoce de su flor
 Hay nidos que crecen zurcados por las venas
Y venas que apenas pueden saber que son



 4.      Cántame

Cántame
 No hay tiempo sin tus alas
 Veré tu cuerpo entrar
Traído por las olas
 A lo lejos escucharan las costas
Nacerán intentos
En tus labios dioses escondidos
 Repartirán las copas
 Que se escurra el silencio
Entre mis manos
Que en cada sorbo de viento
 Un rubor de campo enflore sin piedad
Al despertar de un beso



5.      Hay muros en el alma


Hay muros en el alma
Que privan cada pecho
Son muros infranqueables
De no sé qué misterio
Los negros nubarrones
 Son lágrimas de fuego
Ciclones torbellinos
Que hicieron todo hueso
Los grandes ojos grises
 Se ausenta de los besos
 Los labios que soñamos
 Se esfuman de los dedos

Hay muros en el alma
Que llegan hasta el cielo
Y cielos en el mundo
 Que nunca ven los cuerpos

domingo, 19 de julio de 2015

Poema de Orivel Ortega (Panamá)


Negación del poeta

Tengo versos muertos
ausentes, taciturnos.
Duermo en el suelo
sobre un charco de tinta
sobre letras rotas.
Bebo el aire
inhalo el mar,
me hago mar…
(Sed de sílabas)
Quizás la marea traiga el poema
quizás sea poesía
quizás.




domingo, 5 de julio de 2015

Poema de Henry Petrie (Nicaragua)

Centro-margen

 Centros, muchos centros
sin centro
en la extensión kármica
de árida urbe.

Ardorosos y centrifugados
asientos que adentro
subsisten humanos al margen
de explanada arácnida.

Centros, muchos centros
sin centro
pululados de escasos haberes

y sueños sin realidad.

domingo, 21 de junio de 2015

Poema de Amelia Denis de Icaza (Panamá)

A La Muerte de Victoriano Lorenzo

Atado! y ¿para qué? si es una víctima
que paso a paso a su calvario va
lo lleva hasta el banquillo la república
y con ella en el alma a morir va.
                                     
Atado! y ¿para qué? frente al suplicio
los soldados esperan la señal,
el plomo romperá su pecho heroico
que ostentaba la enseña liberal.

Marcha a su lado el sacerdote trémulo
hablándole del cielo y de perdón
lleva un Cristo en las manos, y está pálido
murmurando en silencio una oración.

El sigue su camino siempre impávido
sin el hondo sufrir del criminal
libre nació bajo sus grandes árboles
y en ruda lucha defendió su ideal.

De hombres nacidos en las selvas vírgenes
en grupos de invencibles lo siguió
que allá en nuestras montañas, el indígena
puede morir pero rendirse no.

Se hizo su jefe el montañés intrépido,
el campo de batalla fue su altar
y el órgano divino, el ruido horrísono
del cañón enemigo al estallar.

Y ni el invierno con sus noches lúgubres
detuvo nunca su carrera audaz.
Como el león de los bosques en América
ni dio cuartel ni lo pidió jamás.

Soñó con la victoria, fue su ídolo
y en su mano nervuda se rompió
tras el ideal la noche con lo trágico
que el astro rey en el ocaso hundió...

Y después... y en las sombras del crepúsculo
en un lago de sangre el corazón;
y el pueblo que se aleja del patíbulo
murmurando una horrible maldición.

Su centro era el peligro, nunca el pánico
hizo su corazón estremecer
se alumbraba con luces de relámpago

cuando iba el enemigo a sorprender.

domingo, 7 de junio de 2015

Poema de Kim Ki Dong (Corea)

POEMA
Estoy leyendo el poema
lo estoy memorizando
leo y memorizo un poema que no entiendo
y me angustio
leo y memorizo un poema que es imposible interpretar
y me angustio
el espacio profundo del poema
no me absorbe
sino que me angustio y penetro en él
el secreto que no puede ser revelado
y su búsqueda ¿será éste el mundo del poema?
Es dar y recibir lo que uno tiene adentro
¿será éste el mundo del poema?
Este viaje tortuoso sin camino ni señales
ay, pobre de mí que estoy cansado, muy cansado
¿será por mi ignorancia o mi terquedad?
Lloré leyendo el poema como una mesa servida para otro
he llorado por querer entender
he llorado por no haber abierto la puerta
toda mi vida he leído y he memorizado
leí lo que no entendía
memoricé lo que no fue revelado
el cielo inmenso
el mar profundo, el mundo del poema

domingo, 24 de mayo de 2015

Poema de Benjamín Ramón (Panamá)

La corbata
Papá era obrero de la construcción.
Papá era mecánico de autobuses.
Papá era constructor, albañil.
Papá era chofer y camionero.
Papá era carpintero y artesano.
Recuerdo qué alto volaban
sus cometas
a principios de año.
Era un soñador.
Apenas se puso una corbata
se murió
qué vaina.

domingo, 17 de mayo de 2015

Poema de Ahmad Elshahawy (Egipto):


CORAZÓN A LOS PERROS

Lo echaré a los perros callejeros,
mi corazón,
por no ver su voz en los espejos,
por sonar como aguja de silencio,
solo,
por componer su melodía de amor
sin voz,
porque su sol nació de noche,
porque de tanto echar humo no duerme
esperando el milagro
de un dios

esquivo en el sueño.

domingo, 26 de abril de 2015

Poema de A. Morales Cruz (Panamá)

APAriencia de osos

Me pareció que todo desciende
Me pareció que todo mella
Me pareció que todo el mundo es un mundo
Me pareció que el origen es un refresco
Me pareció que no tengo la mínima impresión
Me pareció que no tengo respuestas
Que veo a ocho gatos muriéndose de sol

Me pareció verme dormir
Me pareció que no estoy
Y alguien me sorprende

domingo, 12 de abril de 2015

Poema de Alexander Zanches (Panamá)

Homenaje a Monseñor Romero

I
Ya sé dónde quedó dispersa la sangre
dónde la palabra se vistió de pena
dónde se sacó los ojos la palabra para no verla
dónde para no llorar abiertamente   enfurecida

había que ser libres y lo fueron
al margen homicida de los fusiles militares
            
seis cayeron aquella vez del ochenta y nueve
antecediéndose al   diciembre doloroso
con que se hermanan nuestros llantos.

 II
En el corazón se cumple el ciclo de la sangre
en el hígado se nos redime de todo rastro de pecado
y luego se va por los   caminos
                        con su espada flamígera
limpiando de sombras el templo

a dónde
retorna?
desde dónde retorna como luminoso glóbulo blanco
                        de la mano con su pueblo?


en el corazón se cumple el ciclo de la sangre.

domingo, 29 de marzo de 2015

Poema de Kenia Patricia López (El Salvador)

RUINAS MALDITAS

Lágrima seca,
paño mojado.
Ruido sonoro,
tímpano mutilado.
Voces sin voz,
mente vacía.
Rosa negra,
rocío amargo.
Canto fúnebre,
boina arrugada.
Cenizas del tiempo.
Después de la lluvia,
solo persisten

mis ruinas malditas.

domingo, 22 de marzo de 2015

Canción de Rubén Blades (Panamá):

MAESTRA VIDA

A tu escuela llegué sin entender porque llegaba,
en tus salones encuentro mil caminos y encrucijadas,
y aprendo mucho y no aprendo nada.

Maestra vida camarada,
te da, te quita, te quita y te da.
Maestra vida camarada,
te da, te quita, te quita y te da.

Paso por días de sol, luz y de aguaceros,
paso por noches de tinieblas y de lunas,
paso afirmando, paso negando, paso con dudas,
entre risas y amarguras, buscando el porque y el cuando.

Maestra vida camarada,
te da, te quita, te quita y te da.
Maestra vida camarada,
te da, te quita, te quita y te da.

Maestra vida, de justicias e injusticias,
de bondades y malicias aun no alcanzo a comprenderte.

Maestra vida que ese culpo no perdona,
voy buscando entre tus horas el espejo de los tiempos,
para ver tus sentimientos y así comprender tus cosas.
Y vi espinas y vi rosas,
vi morir seres queridos, vi bellezas fui testigo,
de maldades y de guerras,
vi lo bueno de la tierra,
y vi el hambre y la miseria,
y entre el drama y la comedia,
avance entre agua y fuego.
En Dios me acuerdo primero
solo en trance de morirme,
o a veces cuando estoy triste,
mas nunca si estoy contento,
no dura agradecimiento
para aquel que nos da la mano,
tan pronto nos sale el clavo
se olvida todo el sufrimiento.
Y tengo amigos, conocidos y enemigos,
amores que me han querido,
y rostros que niegan verme;
me encontré frente a la muerte
y en sus ojos vi el sentido,
y con el miedo conmigo,
así yo aprendí a quererte.
Y hoy sé que nada es seguro,
ya que todo es pasajero,
la muerte es el mensajero
que con la ultima hora viene,
y el tiempo no se detiene,
ni por amor, ni dinero.
La muerte es el mensajero
que con la ultima hora viene
y el tiempo no se detiene,
ni por amor, ni dinero.
Madre.eee... Padre.eee...

Maestra vida,
me voy persiguiendo al tiempo
a ver si encuentro respuestas,
antes de la hora en que yo muera,
aunque me estoy resignando a esta fatal realidad.
Maestra vida camarada,
te da, te quita, te quita y te da
Maestra vida camarada,
te da, te quita, te quita y te da

Maestra vida camarada,
te da, te quita, te quita y te da
Maestra vida camarada,
te da, te quita, te quita y te da

Te da, te quita, te quita y te da
Te da, te quita, te quita y te da

Te da, te quita, te quita y te da
Te da, te quita, te quita y te da

Maestra vida camarada,
pero te da, te quita, te quita y te da
Oye, cuando tú menos lo esperas
va la sorpresa camarada.
Y el tiempo, mira no se detiene
ni por amor, ni por dinero.
La muerte, compa, la muerte es el mensajero,
que con la ultima hora viene.
Cuando murieron mis padres
sentí un dolor tan profundo
que no hallo nada en el mundo
con que poder consolarme.
Madre.eee... Padre.eee...

Te da, te quita, te quita y te da...

domingo, 8 de marzo de 2015

Poema de León Salvatierra (Nicaragua):

El regreso
Cuando yo me fui de Nicaragua, estaba sola
habían corrido como yo, los jóvenes
habían desaparecido los jóvenes
las mujeres, los ancianos se habían ido, los niños
y las canciones. El viento y la aurora.
Fue en mil novecientos ochenta y ocho cuando me fui.
Nicaragua estaba sola.
Quedaron las bancas en el parque
(talvez una persona caminaba por ahí).
Yo tenía quince años cuando me fui de Nicaragua.
Nunca más se escuchó el hablar de Rigoberto.
En su pecho cayeron las balas como perlas.
César y sus dos hermanos se perdieron.
Carlos cayó en la montaña.
Las calles también desaparecieron.
Mi casa estaba sola
mi padre ya no estaba.
Mi madre
mis hermanos (Solos).
El palo de mango y el almendro se fueron.
Las hormigas lentamente caminaban a la sombra.
Yo caminé a la sombra.
Mis vecinos, los de la casa grande,
iban comprando un sueño:
llegaron a los Estados Unidos
desde Managua a Miami
en vuelo directo.
Yo me fui mojado.
Pasé varias noches mojado.
Volando sobre ríos,
volando sobre huertas y caminos.
Siempre volando.
Pasé por Guatemala, México y finalmente
llegué a los Estados Unidos de América.
América no fue el nombre de mi amada,
América fue mi sueño paralítico.
América no era mi casa
provista de gente y articulaciones,
era Buses,
carros
camiones.
Fuerza Brutal. . .
Hombres blancos,
negros,
café. . . todos los colores.
Bajo su rostro blanco
cubría verbo y vergüenza.
América no estaba sola.
Fueron años oscuros, el sol caía a diario
sobre mi cara.
América no pudo esconder más
mi estadía.
Un día más
no pudo esconderme
y me dejó regresar.
Puso un sello en mi pecho y me dio alas.
En mil novecientos noventa y nueve
un hombre va entrar a otra Nicaragua.
En mil novecientos noventa y nueve
Nicaragua
sigue estando sola.
En mi casa, rodeado de familia y memoria.
No volvió el palo de mango ni el almendro.
Las hormigas continuaron en la sombra:
mi madre, mis hermanos…
En mil novecientos noventa y nueve
Yo también estaba solo en Nicaragua